martes, 18 de marzo de 2014

OPERACIÓN PRINCESA, de Antonio Salas


DATOS PRÁCTICOS:

Título: OPERACIÓN PRINCESA
Autor: Antonio Salas
Editorial: Temas de Hoy
ISBN: 978-84-9998-155-0
Páginas: 704
Colección: TH Novela
Presentación: Rústica con solapas





Hace unos días, no sé si lo recordaréis, los informativos de las cadenas generalistas de este país se hacían eco de una noticia: la paliza que una niña de trece años de Sabadell daba a otra de la misma edad y en donde nadie de los allí presentes hizo nada por parar semejante muestra de brutalidad, excepto grabar el vídeo pertinente para posteriormente pasarlo de móvil a móvil entre los jóvenes de la localidad. Y si me percaté de que todas las cadenas lo emitían, tanto a mediodía como por la noche, fue porque iba cambiando de un canal a otro para no ver las imágenes. No voy a negar que sentí asco y repugnancia, porque no entiendo la necesidad de los medios de comunicación por dar tanta visibilidad a la violencia, cuanto más morbosa, mejor. Y eso me llevó a plantearme si con esta actitud no estarán intentando vacunarnos contra todo sentimiento natural que represente algún tipo de empatía a favor de quienes lo pasan mal, los más desfavorecidos. Raro es el telediario que no se despacha con una buena dosis de muertes, guerras, dolor o hambre para que nada nos afecte y parezca que lo que vemos es lo más natural del mundo, que está a la vuelta de la esquina y que nada nos va a sorprender porque ya está todo inventado en cuanto a maldad humana. ¿Qué vemos que en una redada en un prostíbulo han detenido a un montón de prostitutas? Nos quedamos igual y alzamos la voz es por lo degenerado que está el mundo; ¿qué detienen a un grupo de proxenetas? Más de lo mismo, sin distinguir en quien es la víctima y quien el verdugo. Si hablamos de casos de corrupción, hay tantos que ya no reparamos si nos hablan de unos o de otros, nos limitamos a pensar que los políticos (así, a granel) son todos unos corruptos y seguimos a lo nuestro. Eso sí, cada cuatro años, votamos y los mismos de siempre consiguen su escaño en el Congreso, Comunidad o Ayuntamiento y a otra cosa, mariposa.

Por eso, de vez en cuando, sólo de vez en cuando, aparece un mirlo blanco que a pesar de nuestras reticencias consigue remover nuestras conciencias o nuestras entrañas, publicando algún libro que no nos deja indiferente aunque para recabar su información se haya jugado la vida tantas veces como haya sido necesario para ofrecernos una visión fidedigna de lo que se maquina en las cloacas de la sociedad. 

El hecho de que este libro se presente como novela en vez de ensayo como en sus anteriores entregas se debe a que en el año 2012 el Tribunal Supremo prohibió mediante sentencia el uso de la cámara oculta en periodismo, por lo que su documentación quedaba anulada a efectos legales.

Hablo de Antonio Salas ¿le conocéis?




EL AUTOR:

Antonio Salas es el seudónimo de un (re)conocido periodista de investigación que desde hace más de una década se ha infiltrado en diferentes grupos criminales para después desvelar en sus libros los secretos mejor guardados. Ha recibido todo tipo de amenazas de muerte por ello, de ahí que tenga que mantener oculta su identidad.

Su primer libro: Diario de un skin, publicado en 2003, narra las vivencias de un periodista de investigación que parapetado en una identidad falsa y teniendo como arma una cámara oculta, se hace pasar por un skinhead, inflitrándose en un movimiento neonazi, aportando una estimable información en el macrojuicio celebrado en nuestro país en 2009 contra la organización Hammerskin. Después llegaría el no menos controvertido El año que trafiqué con mujeres, que como bien indicaba su título, aludía a las redes de trata de blancas y el sórdido mercado del sexo, que desencadenó una nueva investigación tanto en España como en México. Sin embargo, su investigación más intrépida llegaría en 2010 con la publicación de El palestino, ya que el autor se infiltra y convive con algunos de los más temidos terroristas internacionales, entre ellos El Chacal o Arturo Cubillas, entre otros.



ARGUMENTO:

Álex es una chica sencilla, que estudia Químicas en la Universidad de Bogotá y por las tardes trabaja en una zapatería del Centro Comercial Andino para ayudar a su madre que, desde que se quedó viuda, a duras penas puede sobrevivir con la exigua pensión con la que cuentan, más si encima tienen que seguir pagando la vivienda en la que residen.

Pero un buen día unos sicarios de la droga se cruzan en el destino de su novio, salpicándola aún sin tener nada que ver en ello. Resulta que él llevaba más de un año trabajando para un cartel de la droga sin habérselo comentado. Tras ejecutarle en plena calle, a ella se la llevan a un viejo almacén con la intención de violarla y matarla posteriormente. Pero consigue huir de allí recurriendo a sus conocimientos en química y su inteligencia. Inmediatamente después corre a refugiarse en su casa, pero sabe que allí no estará segura por mucho tiempo y queriendo dejar a su madre al margen, escuchará a su prima Paula Andrea a quien le han ofrecido un contrato de trabajo en España y mil euros de anticipo. Viajará con ella para poner tierra de por medio durante un tiempo.

En el aeropuerto conocerán a otra joven, menor de edad, que viaja en las mismas circunstancias que ellas y una vez en Barajas, serán recogidas por la organización, que las llevará a un burdel ubicado en las afueras de Lugo. Allí tendrán que prostituirse hasta cancelar la deuda contraída con ellos.

Pero Álex tiene claro que algún día saldrá de aquella cárcel, prometiéndose a sí misma que se vengará de los ultrajes y vejaciones a las que han sido sometida tanto ella como sus compañeras, desenmascarando a quienes tejen los hilos de esa tremenda red de tráfico de mujeres. Lo que todavía no sabe es que quienes tienen las llaves de sus grilletes son personalidades de la política, los negocios e incluso de las fuerzas de seguridad del Estado y que contará con la inestimable ayuda de un misterioso motero y una valiente guardia civil.




IMPRESIONES:

El 25 de agosto de 2003 los restos de Edith Napoleón –una subsahariana natural de Sierra Leona- eran encontrados en unos contenedores de basura de Boadilla del Monte. Llegó a Madrid unos meses antes y vivía junto con dos amigas en un piso de Móstoles. ¿Su pecado? Ejercer la prostitución y encontrarse en la Casa de Campo de Madrid la misma noche en que su asesino, José Luis Pérez-Carrillo, un empresario de treinta y cinco años, decidió darse un homenaje. Días después declararía ante el juez que cuando se despertó ella se encontraba así en su habitación, muerta. Como atenuante, indicó que había bebido “garrafón” en distintos locales y que por ello perdió el control.

Después de darle un fuerte golpe en la cabeza, descuartizó el cuerpo, para acabar tirándolo en unos contenedores de basura. El crimen se pudo descubrir gracias a que las prostitutas de esa zona tienen un código de seguridad, que consiste en cuando una se sube a un coche, las que están a su lado apuntan todos los datos posibles del cliente. En este caso, se quedaron con el modelo del coche de Pérez-Carrillo y su número de matrícula (aunque confundieron dos números) y la policía hizo el resto.

Con la investigación y resolución de este caso (real) conoceremos a Luca, una joven y brillante guardia civil recién salida de la Academia y a su jefe, el Capitán Gonzalo, al que admira profundamente por ser un hombre íntegro y que valora su trabajo. Este caso le servirá de trampolín para abordar uno mucho más complejo, del que no puede ni imaginarse los derroteros que tomará.

Porque en este sobrecogedor thriller, Antonio Salas nos ofrece el fruto de su experiencia en las diversas incursiones en las que ha participado para confeccionar una trama donde la corrupción en estado puro lo envuelve todo, ya que se dan cita temas tales como el narcotráfico, la prostitución, el blanqueo de dinero, la corrupción política y policial o el tráfico de mujeres y armas. Y todo esto gracias a la denuncia formulada por Álex, la protagonista de esta historia, que pasaría a convertirse en la testigo protegida DPA123B y que daría lugar a un inmenso sumario sobre corrupción donde fueron imputados cientos de policías, además de políticos, empresarios o sindicalistas que a su vez dieron lugar a casos tan mediáticos como el Pokemon, Carioca, Campeón, etc.



Los personajes:

Son muchos los que aparecen en la novela para darnos una perspectiva de cómo funciona este submundo, pero tres de ellos son decisivos:

- Alexandra Cardona (Álex), una joven colombiana de diecinueve años, estudiante de Quimicas en la Universidad Nacional de Colombia, en Bogotá, que se ve obligada a huir de su país tras ser testigo de cómo unos indeseables matan a su novio en plena calle por un asunto de drogas del que ella no tenía conocimiento. Por ello, acepta un contrato de trabajo y llega a España donde acabará ejerciendo la prostitución en el Club Reinas, de Lugo. Con ella viviremos los momentos más extenuantes, descubriendo la penosa realidad en la que se ve atrapada sin posibilidad de evadirse y seremos testigos de su lucha diaria por escapar de su encierro y denunciar a sus proxenetas. Su inteligencia e ingenio le ayudarán a salvar más de un obstáculo.

- Black Ángel, un free-biker mercenario que a bordo la Dama Oscura, su Harley, intenta encontrar su sitio en el mundo del tráfico de armas. Para ello, acude a todas las concentraciones y los motoclubs del país, que funcionan como auténticas hermandades y sus miembros, rebeldes contra el sistema y con una larga lista de antecedentes penales –además de sus tatuajes- lucen en sus chalecos de cuero el símbolo del 1%. Oficialmente trabaja como fotógrafo para revistas especializadas, pero su intención es ponerse a las órdenes de Bill el Largo

- Luca, una joven guardia civil recién salida de la Academia de Baeza a la que en breve regresará para terminar el curso de ascenso a cabo. Desde la resolución del caso de Edith Napoleón no deja de dar vueltas a la idea de involucrarse en temas relacionados con inmigración, pues intuye que se cometen muchas irregularidad y que el planteamiento policial no es el correcto. Para colmo no consigue localizar a su amiga Claudia, con la se había formado en Baeza, que acaba de ser expulsada del Cuerpo por ejercer la prostitución, algo que ella se niega a admitir.

Y son determinantes porque a través de ellos conoceremos como funcionan tanto la prostitución (conociendo el devenir diario de la vida de Álex en los diferentes clubs por los que pasa), como la extensa tela de araña que conecta a los narcos con la política, el empresariado o la policía (de la mano de Black Ángel). Luca, la guardia civil, también se infiltrará en uno de estos clubs de carretera como camarera y será testigo de la realidad de estas mujeres que viven esclavizadas por tener que pagar una deuda que nunca conseguirán reembolsar mientras duran los tres meses en que su visado como turistas sigue en vigor para luego pasar al régimen de ilegales con el miedo perenne a ser deportadas a su país de origen y que sus familias sufran las consecuencias.             

La trama está perfectamente urdida y a pesar de su dureza, deja un resquicio a la esperanza con un final colosal. Estructurada en capítulos cortos, el lenguaje es sencillo, directo y con los típicos localismos que no entorpecen la lectura, ya que su significado es fácilmente deducible y confiere credibilidad dado el origen de la protagonista. El ritmo es endiablado hasta dejarte sin aliento, y si tenemos en cuenta que es una historia real, en algunos momentos nos vemos desbordados.

"No podía resistirse. Estaba allí para eso. Mejor resignarse y tratar de que terminase cuanto antes. —Vale, papi, yo se la chupo, tranquilo. —Y se puso de rodillas, sumisa y sometida, ante el funcionario, que estaba cada vez más excitado. El tipo tenía prisa por meter su miembro en algo húmedo, y solo cuando encontró sus ojos a la misma altura que el falo del putero se dio cuenta de que el pene también estaba desnudo y sucio. El olor, a orín reseco mezclado con sudor, la golpeó en la cara, infiltrándose por sus fosas nasales, hasta clavársele en el cerebro. Apenas resistió las náuseas. Tendría que respirar por la boca para no marearse con el hedor. Pero lo peor no era la pestilencia, sino que el pene estaba desnudo. Nuevo error de novata, la situación la había desbordado totalmente y había olvidado colocarle el preservativo—. Un segundo, mi amor, deme un segundito solo para coger el… —intentó decir la colombiana, pero no pudo acabar la frase. El tipo ya había colado el miembro en su boca antes de que pudiese terminar de pronunciar la palabra condón. No estaba dispuesto a esperar. (Página 183).



En cuanto a los escenarios, magníficamente retratados, de la mano de Antonio Salas viajaremos no sólo por la geografía española (Lugo, Madrid o Barcelona), sino que Black Ángel nos trasladará a Andorra o México, también conoceremos el Bogotá en el que se movía Álex y su prima o la Rumanía en la que creció Blanca, la mejor amiga de Álex en el burdel y donde fue secuestrada por el despreciable Vasile Cucoara, alias Vlad en homenaje a Vlad Tapes, el empalador.



ENLACES DE INTERÉS:

Web oficial de Antonio Salas

Twitter de Antonio Salas

Si quieres leer el primer capítulo de la novela, pincha en este enlace.




CONCLUSIONES:

Operación Princesa es una novela cruel y despiadada en muchos momentos que encaja a la perfección con el carácter estoico de sus protagonistas, que consigue seducir al lector desde la primera página hasta la última, porque nos suscita todo tipo de sentimientos antagónicos, desde la cólera hasta la extenuación pasando por una lenta y agónica avenida de sinsabores ante cada uno de los tremendos incidentes, tan ciertos como espeluznantes, de los que somos testigos.

Una novela impactante, absolutamente recomendable, que a algunos dejará en estado de shock.




25 comentarios:

  1. No lo conocía y tiene buena pinta :)

    ResponderEliminar
  2. De este autor me leí Diario de un skin y me impresionó,más sabiendo que es real y ésta seguro que también pasará por mis manos.Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Me acuerdo perfectamente del caso, fue estremecedor y no sabía que había una novela basada en él.
    Me la apunto, imagino que leerlo sabiendo que fue real tiene que ser impactante.
    Tienes toda la razón en lo que comentas al principio de la entrada, parece que ya estamos anestesiados contra lo que ocurre en el mundo, vemos los telediarios como si no pasara nada...a veces me paro a pensarlo y me siento bastante mal.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  4. Había oído hablar del libro pero no conocía su argumento, qué crudo. No tengo claro si me apetece ahora mismo leerlo pero si que lo voy a anotar porque creo que es un libro que merece la pena. En cuanto a lo que comentas de la violencia en los medios a mi me parece muy bien que la reflejen. Nos guste o no es la realidad y los medios han de mostrar lo que sucede a nuestro alrededor ya que esa es su razón de ser. El problema es lo que tu dices que nadie hacemos nada.
    besos

    ResponderEliminar
  5. Lleva un tiempo en mi lista de pendientes pero por hache o por be no sale de ahí. Visto lo visto habrá que darle un empujón.

    ResponderEliminar
  6. Lleva tiempo en mi lista de pendientes, pero nunca termino de animarme. A ver si logro hacerle hueco pronto.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  7. Me gustaría leer al autor, tiene buenísimas críticas =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  8. La historia tiene mucho trasfondo, y desde luego tiene pinta de ser una lectura muy cruda. No conocía al autor, pero lo remediaré lo antes posible. También creo es verdad lo que dices al principio, parece como si cuando nos dan estas noticias en la tele o las leemos en los reaccionamos como si estuviésemos viendo una película de la que cuando encienden la luz, solo pensamos en la buena (o malal) interpretación de los protagonistas y en lo interesante (o no) que es la película en cuestión; aunque lo que más miedo me da es la gente, como esas chicas del instituto, que se creen que esas situaciones tan violentas son algo natural.
    Bueno, tu reseña me ha gustado mucho, como siempre. Besos

    ResponderEliminar
  9. Hace mucho que no leo novela negra, pero después de tu estupenda entrada recordándonos como nos estamos deshumanizando con la ayuda de los medios de comunicación, creo que es un buen momento para volver a leer y este libro viene al caso.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. sigo a Antonio hace años, OP es altamente recomendable. Muy diferente a las anteriores publicaciones, hay que hacerse a la idea de que no es una novela, si no un ensayo de investigación novelado.

    ResponderEliminar
  11. Antonio Salas lleva muchos años contándonos lo que el ojo no ve, o lo que el ojo no quiere ver, y es necesario que existan periodistas como él y es necesario que no todo se quede en esto, que alguien haga algo más al respecto y que se investiguen las cosas. Con ello no digo que se tomen las palabras de Antonio como verdades, pero sí que las tengas en cuenta y que las contrasten.
    Y sobre la reflexión inicial, pues que llevas mucha razón. Sin darnos cuenta nos están borbardeando para hacernos creer que las cosas son así y que seguirán siendo así. Llevo bastantes meses sin ver telediários (sí leo prensa digital) para que no me caliente la cabeza continuamente. Prefiero ser yo el que elija que información quiero leer.

    ResponderEliminar
  12. Uf, durilla la historia. No lo conocía y por un lado me gustaría leerla, pero por otro me da algo de no sé qué... porque el tema es duro y prefiero evadirme con historias de ficción, la realidad es demasiado para mi en los momentos de lectura. Así que no sé qué haré.

    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Coincido totalmente contigo en tu análisis inicial. UNa tiene la sensación de que últimamente, los telediarios o informativos son una réplica de lo que siempre ha sido El Caso y se ceban en hechos de este tipo para mostrarnos que todo lo que nos rodea está podrido y que no podemos hacer nada porque es lo que predomina. El problema es que eso "cala" en la sociedad y por comodidad tenemos tendencia a generalizar y a basar muchas de nuestras actuaciones en esas generalizaciones.

    Respecto de la novela me la apunto. NO la conocía pero este tipo de temas y problemas sociales me gusta conocerlos a sabiendas de que debe ser en un momento psicológico determinado porque sino afectan bastante por su dureza.

    Bs.

    ResponderEliminar
  14. No es la primera reseña que me tienta a su lectura. Está claro que tendré que hacer un pensamiento y hacerme con él y leerlo!
    Muchas gracias por tu reseña!
    Besos

    ResponderEliminar
  15. Soy periodista, como decía mi profesora de redacción periodística si no eres capaz de hacerte inmune esta profesión te quemará, y la verdad es que ver la poca libertad de la que disfrutaba cuando escribía siempre a la sombra de algún poder y de sus necesidades me hicieron abandonar una profesión que siempre me ha gustado y que sigo llevando dentro. Por ese mismo motivo he dejado de ver los noticiarios y de leer los periodicos, no me creo nada, y siento decirlo así por todos los compañeros que diariamente intentan dar lo mejor de si mismos y que no han renunciado a hacer lo que les gusta. Porque tengo que la sensación de que buscan embrutecernos, y que todo nos parezca normal cuando no lo es.

    en cuanto a este autor lo tengo pendiente desde hace mucho tiempo y por una razón o por otra siempre termina sin entrar en mis planes, pero esta reseña me ha llegado, a ver si consigo hacerme con un ejemplar.

    ResponderEliminar
  16. He escuchado hablar mucho de los libros de este autor pero no se si tengo cuerpo ni ánimo para leer algo tan desgarradoramente brutal. Quizá porque me supondría un sufrimiento que, creo, me es innecesario. Es cierto que esa realidad está ahí y es cierto que la violencia ha pasado a formar parte de nuestras vidas con una naturalidad insultante, pero no por eso quiero que se pegue a la mía como una pegatina en forma de imágenes difíciles de digerir.

    Y tampoco quiero, como dice un muy buen amigo mío que vive en México, acostumbrarme a ella. Él, que vive rodeado de asesinatos por cárteles de la droga, ajustes de cuentas y demás, siempre me dice que no puedes vivir con miedo porque entonces no vives. Pero que tampoco puedes dejar que te resbale y considerarlo normal porque entonces es cuando pierdes toda la perspectiva.

    Muchos besos, guapa.

    ResponderEliminar
  17. Desde que lo vi en las novedades quise leerlo pero no hay manera de hacer un hueco. Sin embargo, tengo claro que acabaré leyéndolo porque, a pesar de lo duro que pueda ser, creo que está muy bien narrado, por lo menos esa impresión me dio al leer los primeros capítulos. No he leído ninguno de sus libros anteriores pero éste es el que más me atrae.

    ResponderEliminar
  18. No nos llama mucho porque no suelen gustarnos las novelas muy duras (y esta lo parece)

    ResponderEliminar
  19. Me sumo a lo que has escrito al inicio de tu reseña: estamos tan anestesiados por los medios que el virus de la indiferencia está más que inoculado en nuestra mente y eso no habla precisamente bien de nuestra sociedad como masa crítica. Sobre el libro que presentas, lo tenía en dudas, pero has hecho una reseña magnífica que no da lugar a titubeos: no conocía todo el trasfondo existente tras el autor y la historia y me interesaría mucho adentrarme en sus páginas. 1beso!

    ResponderEliminar
  20. He visto la novela en algún escaparate, pero no me había llamado la atención, después de leer tu reseña le daré una oportunidad.
    Besos

    ResponderEliminar
  21. Hay que ver las reseñas que haces, madre mía, ¡impresionantes! Tus palabras me han convencido y trataré de hacerle hueco a esta historia, aunque no sé si anestesiarme primero. Me ha encantado tu reflexión inicial, a veces dan ganas de vomitar. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  22. He leído los dos primeros libros de Antonio Sala, pero veo que se me ha pasado El palestino y que encima hay uno nuevo! los apuntaré en mi wish list!

    ResponderEliminar
  23. Pues es un libro al que le he echado un ojo alguna vez aunque nunca me he decidido, después de tu magnifica reseña me lo llevo a la lista interminable.
    Besos

    ResponderEliminar